Casa rural Antaño

Descubre España

Autor: Rubén (página 2 de 9)

Monumentos religiosos de interés en Soria

Soria está llena de monumentos religiosos. El legado de la época románica en esta provincia queda patente en todos y cada uno de los monumentos religiosos. Hoy te vamos a detallar cuáles son algunos de ellos.

Iglesia de San Juan de Rabanera

El primero de nuestros monumentos de interés es la iglesia de San Juan de Rabanera. Este monumento es pertenece a la época del románico castellano y tiene la ciudad de Soria (España) como lugar de acogida. Dentro puedes encontrar dos impresionantes Crucifijos. El primero de ellos es el del altar mayor, también conocido como el Cristo del Olvido o Cillerero.  El otro, es el denominado Cristo del Perdón y se encuentra en el crucero enmarcado por un retablo-marco barroco.

Iglesia de Santo Domingo

La encontrarás en los barrios altos al norte de la ciudad de Soria. En el pasado se le llamó la iglesia de Santo Tomé. La Iglesia de Santo Domingo forma parte de las más de treinta parroquias con que contaba la Soria medieval

En la actualidad este centro de culto es un verdadero icono del románico soriano. Sus avales son su fachada occidental, la que para muchos, es la mejor del románico de todo el país.

Monumentos religiosos en Soria: Concatedral de San Pedro

Otro de los valuartes de la arquitectura románica castellana. Entre sus títulos está el de concatedral desde 1959. En su origen fue una colegiata,es decir, una comunidad de canónigos regulares de San Agustín. Su renovación fecha de mitades del siglo XII. En esa época Soria ya pertenecía a Castilla La Mancha y, por tanto, estaba sometida a la Diócesis de Osma.

Monasterio de San Polo

Anteriormente fue conocido como la Orden del Temple. Si la buscas la encontrarás entre huertas. Las paredes de esta ermita destán cubiertas de vegetación, lo que presta al conjunto un incuestionable sabor de romanticismo. Sus inicios están  ligados a los de los caballeros templarios.

Las vidrieras de la Catedral de León

Un blog que habla de León y no hable de la catedral… No es un blog. Hoy vamos a conocer un poco más este edificio. Sobre todo las vidrieras de la catedral de León.

Si navegas un poco por internet, encontrarás miles de publicaciones y resultados acerca de la Catedral. Sus orígenes, historia, la forma de la arquitectura, etc.

Nosotros vamos a comentar que debes ver en la catedral. Es muy común entrar a un lugar así y fijarse en el techo y las diferentes estatuas de santos. Pero hay que ver un poco más allá.

La catedral de León es probablemente el mejor edificio gótico de España. No es por qué seamos de León. Es que es una realidad. Está construida bajo la influencia de catedrales como la de Flamboyant de Francia. Son contemporáneas.

La arquitectura gótica está presente en toda la fachada: torres, portales y un gran rosetón. En la parte del claustro (siglos XII y XIV), se pueden ver ruinas de tumbas góticas y algunos frescos. Pero los frescos no están muy bien conservados.

Las vidrieras de la catedral de León

Lo mejor de la catedral está en el interior. Los muros no tienen nada de protagonismo, están presente lo mínimo posible para que destaquen las vidrieras.

En el interior hay alrededor de 125 vitrales medievales. Una de las mayores colecciones del mundo. En la mayoría de catedrales los hay, pero no son tan impresionantes. No iluminan la estancia de la forma que lo hacen estas.

La catedral cuenta con tres pasillos, la mayoría tiene una piedra pálida que contrasta con los colores que se reflejan cuando entra la luz. El efecto de la piedra pálida combinada con deslumbrantes rayos de sol que se filtran a través de las ventanas le ha dado a la catedral el apodo de “Casa de la Luz”.

Al haber vidrieras en ambos lados de la catedral, según la hora en que visites la Catedral estará iluminada por uno de los lados. Pero siempre con luz en el interior. Es este hecho simbólico de luz omnipresente, que la convierte en un lugar tan simbólico y espiritual.

El Oceanogràfic de Valencia

 

Todos los océanos en un solo lugar…

El Oceanográfico de la Ciudad de las Artes y las Ciencias (“L’Oceanogràfic”) es, sin duda, el plato fuerte de toda la visita. Hará las delicias de los más pequeños y satisfará las exigencias de los adultos, despertando la curiosidad de unos y otros.

En el Oceanográfico vas a encontrar un inmenso acuario, organizado según los distintos mares y océanos del planeta y en el que encontrarás especies de cada uno de ellos. Pero lo más espectacular es que lo contemplas desde dentro, a través de unos pasadizos de cristal blindado que te hacen sentirte como en el fondo mismo del océano. Resulta impresionante poder ver la panza de los tiburones pasando por encima de tu cabeza, o de una raya gigante, o ver cara a cara una impresionante ballena beluga. Realmente es algo espectacular.

El Oceanográfico de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia es el acuario más grande de Europa y en él se representan los principales ecosistemas marinos del Planeta. En concreto, en el Oceanográfico vas a encontrar los siguientes espacios, todo en 110.000 m2, y un volumen de 42 millones de litros de agua salada:

Aguas tropicales: El viaje submarino comienza por aguas tropicales, donde podrás descubrir los espectaculares arrecifes de corales del Indopacífico y del Caribe y los coloridos peces que habitan en ellos.

Aguas templadas: A continuación, te adentrarás en aguas templadas cruzando un impresionante túnel de 70 metros en el que te verás envuelto de curiosos animales como el cangrejo cacerola, una de las especies más antiguas, el pez guitarra o la morena verde. Al otro lado del túnel se encuentran las focas, los bosques de Kelp, en el que se hayan una gran variedad de estrellas de mar, y los fondos de la península Izú en Japón donde el protagonista indiscutible es el cangrejo araña gigante, una especie que puede llegar a medir hasta 4 metros.

Humedales: De Templados pasaríamos a Humedales, una esfera gigante habitada por aves, peces y tortugas típicas del marjal mediterráneo y del manglar sudamericano, pero no sin antes haber pasado por los acuarios de los fascinantes caballitos de mar y dragones de mar que parecen salidos de dibujos animados.

Mediterráneo: En la torre de Mediterráneo están representados diversos entornos marinos como nuestra autóctona posidonia con sus características especies, el fondo del puerto y su fauna, un llamativo acuario de sepias donde podrás admirar sus grandes artes de camuflaje y una divertida instalación que llamamos “la rompiente”, donde podrás introducirte en una campana acrílica y sentir desde el interior, cómo rompe una ola contra un acantilado rocoso.

Islas: La próxima parada tiene lugar en las islas donde los leones marinos toman protagonismo, seguido del impresionante acuario del Auditorio Mar Rojo, un acuario de unos 17 metros de longitud el que se puede contemplar especies como el pez Napoleón, el tiburón de puntas negras o el pez Cirujano, la “Dori” de la película “Buscando a Nemo”.

Entorno polar: De las cálidas aguas del Mar Rojo saltarás al entorno polar, empezando por el polo Antártico donde podrás contemplar los divertidos andares de los pingüinos Rey, animales caracterizados como los más elegantes debido a su pelaje similar al de un frac. Un túnel que simula el pasaje por el interior de la Tierra del polo Antártico al polo Ártico, te introducirá en un enorme iglú en el que habitan nuestras simpáticas belugas Yulka y Kairo y nuestras “pequeñas” morsas.

Delfinario: Por último, podrás disfrutar de una fantástica exhibición de delfines liderada por los entrenadores del delfinario. Las sesiones, que destacan por su carácter bioeducativo, se realizan varias veces al día, en temporada alta hay cuatro pases y el pase estrella (en temporada alta): “Las Noches del Oceanogràfic” de las 22.45 horas en el que se combina natación sincronizada con delfines.

Arca del Mar: Se trata de una zona para la recuperación y conservación de animales marinos, especialmente los más amenazados. De entre todas esas zonas destaca el Delfinario. El “Oceanogràfic” cuenta con el delfinario más grande de Europa, con un total de 26 millones de litros de agua y un graderío con capacidad para más de 2.000 personas. La piscina de exhibición, con una superficie equivalente a dos piscinas olímpicas y una profundidad de 11 metros, reúne las mejores condiciones para el estudio y la observación de los delfines. La instalación cuenta además con otras cuatro piscinas con funciones de entrenamiento, reproducción y cuidados médicos.

Las piscinas albergan delfines mulares, especie perteneciente al grupo de los cetáceos con dientes u odontocetos. El delfín mular, cuyo nombre científico es Tursiops truncatus, fue popularizado por el protagonista de la película y serie de televisión “Flipper”. Son los delfines más comunes en la zona costera. Su tamaño máximo es de casi 4 metros de longitud. En esta instalación se exhibe un grupo de delfines mulares, especie de distribución amplia que habita relativamente cerca de las costas y realiza con cierta frecuencia interacciones con el ser humano. Los animales son entrenados diariamente por personal especializado, además siguen un programa conocido como entrenamiento médico, en el que los delfines se acostumbran a los procedimientos médicos rutinarios que se les realiza de forma periódica. También se entrena a los animales para realizar de forma controlada algunos de los comportamientos que les caracterizan en su medio natural: saltos, emisión de sonidos, diferentes formas de natación, etc…

Varias veces al día se realiza en el delfinario una interesante exhibición educativa en la que se muestran las habilidades de estos animales y se explican los aspectos más importantes de su biología y comportamiento. Consultar los horarios establecidos en el punto de información del Oceanográfico, ubicado en la planta -1 del Edificio de Acceso.

Si bien el Delfinario del Oceanográfico es uno de los lugares de visita obligada en este lugar, no es menos cierto que la visita a todo el complejo constituye una experiencia única, no sólo por la diversidad de especies acuáticas y marinas que podemos ir descubriendo en los diferentes acuarios, sino porque, a lo largo de todo el recorrido irás viendo, en la superficie superior del complejo, distintas zonas acuáticas del Mundo, con aves propias de las mismas (manglares, albuferas, lagos, …), mientras que en la parte inferior del complejo es donde encontrarás los acuarios. Estate pendiente de las indicaciones y carteles que irás encontrando por el camino, ya que en ellas te van señalando la bajada a cada uno de los acuarios según la zona marítima del Mundo (Caribe, Mediterráneo, Atlántico, Pacífico, …); es imprescindible que te fijes en esas indicaciones para evitar el perderte alguno de los acuarios (el más espectacular es el del Caribe, ya que ahí es donde encontrarás las especies más interesantes).

Todo el complejo se encuentra ajardinado y a lo largo del mismo encontrarás diversas atracciones, como es el caso de las focas, los leones marinos, los pingüinos, … Imprescindible también es la visita al espacio destinado a las aves y especies de las distintas zonas húmedas del planeta; es una jaula inmensa a la que accederás y podrás disfrutar en ella, durante unos 15 minutos, de todas esas especies en su hábitat natural.

La visita a “L’Oceanogràfic” es recomendable que la hagas una mañana, ya que la luz es el mejor aliado de este espacio. Desde luego, insistimos en que no te lo puedes perder; realmente interesante.

Por cierto, que si visitas Valencia en verano, durante este período tienen lugar lo que se llaman “Las noches del Oceanográfico”. Consiste en la apertura de este espacio por las noches, programándose una serie de actividades nocturnas abiertas al público, destacando especialmente las que se programan en el Delfinario. Imprescindible.

Las noches de L’Oceanogràfic…

Desde hace varios años la Ciudad de las Artes y las Ciencias organiza durante el verano “Las Noches de L’Oceanográfic“, lo que permite recorrer las instalaciones en un horario diferente al habitual e incluye una exhibición nocturna en el Delfinario con natación sincronizada, música de percusión y luces.

En horario ininterrumpido desde las 10 de la mañana hasta las 12 de la noche, el Oceanográfico de la Ciudad de las Artes y las Ciencias abre sus puertas ofreciendo al visitante una refrescante alternativa a las noches de calor mediterráneo, en las que podemos recorrer sus instalaciones de noche, disfrutando de toda la magia de sus acuarios durante la noche y de los espectáculos de luz y de color que se desarrollan en el Delfinario.

Una forma diferente de disfrutar de la noche valenciana y escapar del calor sumergiéndonos en las maravillas que encierra el Oceanográfico de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, algo especialmente recomendable para los más pequeños, los cuales descubrirán un mundo mágico en un entorno único con las numerosas actividades que el Oceanográfico de la Ciudad de las Artes y las Ciencias propone para ellos durante la noche.

Pero también resulta especialmente recomendable para quienes no son tan pequeños, ya que tras esta experiencia podemos adentrarnos en la noche valenciana y descubrir sus rincones tras haber disfrutado de la oferta sin igual que el Oceanográfico de la Ciudad de las Artes y las Ciencias nos propone en sus “Noches de L’Oceanogràfic“.

Antiguas entradas Recientes entradas