Casa rural Antaño

Descubre España

Categoría: Conoce Valencia (página 1 de 3)

Qué hacer y visitar en Valencia

La Valencia moderna…

Valencia en los últimos años ha realizado un esfuerzo increíble de modernización en todos los sentidos, mejorando la experiencia de todo el que se acerca a visitar la ciudad, aumentando sus zonas verdes, creando espacios de participación ciudadana con un atractivo importantísimo para el turismo y, lo que es más importante, ha sabido situarse en el punto de mira internacional con eventos como la “America’s Cup” y el “Circuito Urbano de Fórmula 1″, circuito este último que se encuentra situado en lo que, en un futuro, culminará el impresionante “Jardín del Turia”, un lugar que se ubica en el antiguo cauce del Río Turia y donde se encuentran los atractivos que mejor representan la apuesta de la ciudad de Valencia por la modernidad y el futuro.

Pero, sin duda alguna, podemos decir sin temor a equivocarnos, que la “Ciudad de las Artes y las Ciencias” marca en Valencia un antes y un después como ciudad turística. Ubicada, precisamente, en el Jardín del Turia, viene a simbolizar todo el potencial de esta ciudad y la coloca como una de las ciudades más vanguardistas de Europa, una ciudad que, tras la tragedia de 1957 (el desbordamiento del Río Turia), supo reponerse de la adversidad y decidió enfrentarse a la catástrofe desviando el viejo cauce del Río Turia y, sobre el lecho de aquél, decidió levantar un inmenso pulmón verde que, tras el transcurrir de las décadas, se ha convertido, además, en uno de los lugares de ocio, ciencia, cultura y deporte de primer orden y que todo visitante debe recorrer para conocer mejor esta ciudad y el espíritu de sus habitantes.

Centrándonos en ese símbolo de la apuesta de los valencianos por la modernidad que es el complejo de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, podemos decirte que se compone de los siguientes edificios o elementos:

El Palacio de las Artes Reina Sofía (“Palau de les Arts”): Es el edificio más impresionante de todo el complejo. El último en concluir su construcción y dedicado casi exclusivamente a eventos culturales (ópera, teatro, danza, espectáculos musicales). Se puede decir que nos encontramos ante el “Gran Teatro de la Ópera” de Valencia, y en tal sentido, en su inauguración en 2005, se escogió “Fidelio”, de Beethoven; una obra maestra para un edificio magistral. Está ubicado junto al recién estrenado Puente del “Azud del Oro” (“Assut de l’Or”), el puente que culmina la obra de Santiago Calatrava en la ciudad de Valencia de una forma impresionante, robándole, en cierto modo, algo de protagonismo al, hasta ahora, todopoderoso Palacio de las Artes Reina Sofía, protagonismo que también le roba la otra obra de Santiago Calatrava que da por terminado el complejo de la Ciudad de las Artes y las Ciencias: “El Ágora”. En todo caso, el Palacio de las Artes Reina Sofía sigue dominando el horizonte del complejo que es la Ciudad de las Artes y las Ciencias, de una forma majestuosa e impresionante, llamando la atención de todo el que visita este lugar, por lo que te invitamos a conocer un poco más sobre este edificio en nuestro especial dedicado al Palacio de las Artes Reina Sofía.

El Puente de “L’Assut de l’Or”: Como hemos indicado, se trata de una de las construcciones más recientes del complejo de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, una construcción con la que se completa de una forma espectacular dicho complejo. El puente más alto y más largo de la ciudad de Valencia, presenta el estilo inconfundible del arquitecto Santiago Calatrava, el diseñador de la Ciudad de las Artes y las Ciencias y, se puede decir, del estilo de la Valencia más moderna. Estirado, elegante, estilizado, elevándose hacia el cielo con su mástil formando un arpa con 29 cables, este puente dota a todo el complejo de una belleza y personalidad únicas.

El Ágora: También es la última construcción de Santiago Calatrava con la que se culmina la construcción de la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Situado junto al Oceanográfico y el Puente de “L’Assut de l’Or”, este edificio no pasa desapercibido con su majestuosa cúpula azul, que recuerda bastante a las cúpulas azules tan típicas de las iglesias de la Comunidad Valenciana, y su parte superior móvil que permite la regulación de la luz natural en su interior, un interior destinado a la realización de eventos de todo tipo, destacando los deportivos como fue en 2009 el “Valencia Open 500″ de tenis con el que se inauguró el edificio. Como decimos, un edificio espectacular que no te dejará indiferente.

“L’Umbracle”: Constituye el pórtico de entrada a la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Es una zona botánica que contiene especies de todo el Mundo y que te permite, en un solo paseo, conocer variedades de los cinco Continentes. A modo de mirador, “L’Umbracle” te permite contemplar el complejo de la Ciudad de las Artes y las Ciencias disfrutando de la paz y la tranquilidad que ofrece este vergel de más de 17.500 metros cuadrados con vegetación propia de la región mediterránea, de la Comunidad Valenciana y de países tropicales, que varía a lo largo de las estaciones del año, y donde además existe una interesante muestra de esculturas contemporáneas de artistas de renombre internacional.

El Hemisférico (“L’Hemisfèric”): Está dedicado a proyecciones IMAX de documentales y películas de carácter cultural y educativo, orientados especialmente a los más pequeños. Fue el primer edificio de la Ciudad de las Artes y las Ciencias que abrió sus puertas al público. Es un edificio espectacular diseñado por Santiago Calatrava, que cuenta con una cubierta ovoide de más de 100 metros de longitud, que alberga en su interior la gran esfera que constituye la sala de proyecciones.

Museo de las Ciencias Príncipe Felipe (“Museu de les Arts Príncep Felip”): Este edificio contiene exposiciones y monográficos sobre distintos temas científicos, especialmente indicados para los más jóvenes y que harán despertar su curiosidad sobre los aspectos más simples de la vida cotidiana, pero con una apasionante explicación científica. Es el edificio central de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, donde, además de las exposiciones de carácter científico que alberga, se encuentran las taquillas centrales para comprar tus entradas para la Ciudad de las Artes y las Ciencias; cualquier duda sobre horarios de visitas a los distintos edificios, incidencias y demás, es en la planta baja de este edificio donde te las resolverán.

El Oceanográfico (“L’Oceanogràfic”): Simplemente espectacular. Contiene espacios marinos y acuáticos de todo el planeta, con un acuario visitable en su interior que resulta impresionante al verte rodeado de tiburones y toda clase de especies marinas, un delfinario con espectáculos públicos, una zona de aves de todo el Mundo y un sinfín de atractivos que encantarán a toda la familia. Es de visita obligada en la Ciudad de las Artes y las Ciencias.

Las entradas las puedes comprar para todo el complejo o sólo para algunos de los lugares de la Ciudad de las Artes y las Ciencias. En cualquier caso, te recomendamos que las compres para visitar todo el conjunto, ya que puedes repartir la visita en dos días (has de tener en cuenta que cuando compres las entradas debes indicar qué día dedicas a cada lugar, ya que sólo son válidas las entradas para los días especificados). Como recomendación, te indicamos que lo ideal es dedicar un día al Museo de las Ciencias Príncipe Felipe y al Oceanográfico, mientras que el otro día lo dediques al visionado de la película en IMAX en El Hemisférico (hay varias películas en proyección, por lo que al comprar la entrada debes especificar cuál es la de tu elección) y a visitar el resto del complejo. Es conveniente que compres las entradas con antelación, y desde aquí puedes comprar tus entradas para la Ciudad de las Artes y las Ciencias.

Te invitamos a conocer en detalle todo el conjunto con nuestro Especial sobre la Ciudad de las Artes y las Ciencias, con el que podrás planear mejor tu visita a la misma.

Pero la Ciudad de las Artes y las Ciencias sólo es la punta de lanza de la modernidad que demuestra esta ciudad y su apuesta por el futuro, siendo uno de los ejemplos de ello el famoso “Puente de Calatrava”, situado en el lecho del viejo cauce del río Turia, uno de los primeros puentes de este estilo tan peculiar y característico que diseñó el arquitecto Santiago Calatrava (alma máter de la nueva imagen de la ciudad de Valencia que arrancara en aquel “Puente de Calatrava” o “Puente de la Exposición” y que culminó, tras décadas, en el impresionante complejo de la Ciudad de las Artes y las Ciencias), un diseño que se ha multiplicado por el Mundo.

En el mismo sentido se encuentra el “Palau de la Música”, que también marcó un hito en la modernización de la ciudad de Valencia y que hoy constituye un lugar indispensable para los amantes de la música clásica. Diseñado por José María García de Paredes, Premio Nacional de Arquitectura, fue inaugurado en 1987, hallándose situado en el Paseo de La Alameda, Paseo desde el que se puede acceder a este templo de la música clásica, acceso que también se puede hacer desde el propio Jardín del Turia a través de las escaleras que ascienden hasta el “Palau” desde el viejo cauce del río que contempla a este edificio con una fuente y un estanque artificial que se inunda de luz y color por las noches, así como de música ambiental los días festivos, invitando a todo el Mundo a bajar al viejo cauce del Turia y disfrutar de una jornada relajante a los pies del impresionante “Palau de la Música”.

Pero la modernización de Valencia no se detiene ahí, ya que existen numerosos proyectos en este sentido, destacando el que está en ciernes de construir un inmenso delta verde en la zona del Grao de Valencia, próxima al puerto, con una serie de canales navegables en un entorno verde impresionante y con la guinda de lo que se pretende que sea la construcción de las dos torres más altas de Europa, proyecto con el cual se finaliza el aprovechamiento del antiguo cauce del río Turia en toda su extensión, un inmenso pulmón verde que atraviesa toda la ciudad y que está lleno de atractivos para el ocio. El Delta Verde será diseñado a semejanza de un fragmento de bosque mediterráneo con espacios verdessurcados por abundantes canales de agua. El proyecto cuenta con nueva edificación, junto a las zonas urbanas consolidadas, que dispersa y desdibuja el límite entre la ciudad y el espacio verde. Los espacios residenciales establecen una parcelación para la edificación abierta que evita el efecto pantalla en la primera línea de la fachada marítima. En las proximidades del puerto se sitúan edificios singulares, hitos arquitectónicos puntuales que liberan espacio en el suelo y concentran la mayor parte de los 60.000 m2 de uso terciario. El área contará además con 36.000 m2 de dotaciones y nuevos equipamientos públicos. La intervención en esta área contribuirá a definir una parte de la fachada marítima de la ciudad de Valencia en los primeros años del siglo XXI, integrándose en ella el ya existente “Circuito Urbano de Fórmula 1″, tal y como puedes ver en la siguiente simulación (si pulsas sobre la imagen se ampliará).

Valencia moderna también se encuentra en otros puntos de la ciudad, como es el caso del moderno “Palacio de Congresos”, situado en la entrada principal al Noroeste de la ciudad, en la Avenida Cortes Valencianas, una de las principales arterias de esta moderna metrópolis. Se trata de un emplazamiento idóneo por su proximidad al aeropuerto internacional de Manises y por su excelente conexión con la ciudad, con la que está comunicada por Metro, autobús y tranvía.

Igualmente, en ese proceso modernizador de la ciudad de Valencia se encuentra el futuro proyecto del “Gran Parque Central”, un proyecto en el que las vías de tren que conducen a la modernista “Estación del Norte” (todo un monumento perteneciente a ese estilo que nos recibe en nuestra llegada a Valencia en tren) se piensan soterrar para construir en la superficie un inmenso parque en pleno centro de Valencia, a las puertas de la parte antigua de la ciudad. Igualmente, la emblemática Estación del Norte de Valencia recibirá a la Alta Velocidad, la cual, por el momento, llega hasta la estación provisional de “Joaquín Sorolla” mientras se lleva a cabo el proyecto del “Gran Parque Central de Valencia”. Desde aquí te puedes descargar un folleto informativo en PDF del futuro “Parque Central de Valencia”, un impresionante proyecto que, desde luego, constituirá otro atractivo más para visitar Valencia.

Pero si hay algo que caracteriza a la ciudad de Valencia y en su proceso modernizador es el hecho de la perfecta integración entre lo viejo y lo nuevo que se concita en esta ciudad. Así, las arterias comerciales más importantes de la ciudad se sitúan próximas a la zona más antigua de Valencia, o incluso en esta parte de la ciudad conocida como “Ciutat Vella”; asimismo, la zona portuaria y costera de la ciudad se sitúan en las zonas con más solera de Valencia, como es el caso de La Malvarrosa, Las Arenas o El Cabañal, lugares que se hallan en pleno proceso de modernización, pero sin renunciar a las esencias de aquella Valencia que ilustraran Blasco Ibáñez y Sorolla en sus obras.

Valencia, ciudad moderna donde las haya, sin embargo no renuncia a la tradición, con un desarrollo cuidado y respetuoso de su tradición arquitectónica que la convierten en el lugar ideal para los viajeros que gustan de lugares sin estridencias, en los que lo nuevo y lo viejo se integran a la perfección y ofrecen una infinidad de posibilidades en un entorno y con una oferta de atracciones especialmente cuidadas hasta el más mínimo detalle. Efectivamente, así es Valencia.

 

Otros lugares recomendados en ValenciaOtros lugares recomendados en Valencia…

Pero, como podrás imaginar, resulta ciertamente complicado hacer un resumen de todo lo que puedes ver en Valencia, ya que, además de todo lo que te hemos recomendado, distinguiendo entre la Valencia moderna y la Valencia antigua, existe otra Valencia a caballo entre ambos mundos que, muchas veces, es difícil de catalogar, fruto de esa simbiosis perfecta entre lo nuevo y lo viejo que nos ofrece esta ciudad. Así, cruzando una calle podemos pasar perfectamente de la parte vieja de la ciudad a la más moderna, saltando, por ejemplo, de “Ciutat Vella” a la Ciudad de las Artes y las Ciencias sin apenas darnos cuenta, pasando de la emblemática Gran Vía Marqués del Turia al castizo Barrio de Ruzafa en un salto, un Barrio valenciano por antonomasia que hoy se enriquece con el colorido y la multiculturalidad de las comunidades de inmigrantes de todo el Mundo que lo habitan y llenan de vida.

 

El Mercado de Abastos y la aledaña zona de copas de Juan Llorens, el remodelado y encantador Mercado de Colón, en el que disfrutar de una copa o un café al aire libre en las calurosas noches del verano en un entorno incomparable, o, sencillamente, pasear de noche a orillas del Mediterráneo en la zona de ocio que es la Playa de la Malvarrosa, son propuestas que harán que te enamores del encanto de esta ciudad llena de atractivos entre los que podemos añadir y que no te puedes perder:

El viejo cauce del río Turia: Ya te hemos hablado de él al referirnos a La Ciudad de las Artes y las Ciencias, pero en él encontrarás también el “Palau de la Música”, el Puente de Calatrava, el Puente de las Flores, El Gulliver (es un gran muñeco en el que los niños pueden entrar a jugar y divertirse), y unos jardines y paseos, acompañados de fuentes y lagos, en el que te puedes perder toda una mañana.

La Playa de la Malvarrosa: De ella ya te hemos hablado anteriormente como lugar ideal para degustar la gastronomía valenciana, pero no nos cansaremos de insistir en su visita obligada como lugar más tradicional de la valencia marinera, incluyendo la adyacente Playa de las Arenas, la cual también es otra de las playas emblemáticas de la ciudad y que cuenta con el histórico Balneario de Las Arenas.

La Iglesia de San Agustín: Uno de los edificios más representativos del gótico valenciano y europeo, enclavado en una de las zonas más comerciales de Valencia, por lo que el contraste es impresionante.

El Jardín Botánico: Punto de encuentro en Valencia para numerosas actividades culturales, sobre todo en Valencia, perotambién disfrutar de las variedades botánicas más significativas del Mediterráneo.

Los Jardines de Monforte: Situados en la zona de Blasco Ibáñez, son una delicia. Recogidos en el centro mismo del bullicio de la ciudad de Valencia, son un lugar donde podrás aislarte de todo el trasiego de la ciudad, leyendo un libro, por ejemplo.

Los Jardines de Viveros: Situados al final de la Avenida de Blasco Ibáñez, junto al Jardín del Turia, también llamados “Jardines del Real”, son un inmenso jardín botánico de entrada gratuita en el que, además, tienen lugar numerosas actividades culturales, como es el caso del cine de verano al aire libre, la “Feria del Libro”, o las exposiciones dedicadas a la naturaleza que tienen lugar en el edificio central de los jardines, todo ello en un entorno perfecto para relajarse en unos jardines jalonados de estatuas y en los que se cultivan especies botánicas de todo el Mundo.

El Saler: Aunque no forma parte propiamente de la ciudad de Valencia, sí que te recomendamos una escapada a la zona del Saler, donde encontrarás sus dunas protegidas y la Dehesa del Saler, que constituye un parque natural protegido, justo junto a La Albufera de Valencia. Descubre más sobre esta zona en nuestro especial dedicado al entorno natural de Valencia.

Probablemente nos dejemos algo en el tintero, como la Plaza de toros de Valencia, la ineludible visita a la calle Colón (la zona más comercial y de tiendas de Valencia), la visita al Mercado de Colón (ya mencionado y que no debes dejar de visitar), la Plaza de Cánovas (donde podrás disfrutar de un inigualable ambiente de “marcha” por las noches), su oferta teatral y de espectáculos (el Teatro Principal, el Olympia, …), la “Fundación BANCAJA” (de visita obligada para los amantes del arte, ubicada en un impresionante y bello edificio en la Plaza de Tetuán), …; pero es que Valencia te ofrece una infinidad de posibilidades turísticas y de ocio que no te acabarás en una sola visita. Has de volver más veces.

Un ejemplo del incesante crecimiento de esta ciudad, es el “Bioparc” de Valencia, que constituye un inmenso complejo natural donde la fauna y la vegetación de diversas partes del Mundo se dan cita en un entorno espectacular, perfecto para pasar un día completo disfrutando de la fauna más increíble en un lugar donde hasta el último detalle te va a sorprender. Te invitamos a visitar nuestro especial dedicado al “Bioparc” de Valencia; no te lo puedes perder.

Y, en fin, una buena idea sería darte una vuelta en el “Valencia Bus Turístic”, que te dará una vuelta por los lugares más interesantes de la ciudad para que te vayas ubicando. Te recomendamos que preguntes en tu hotel sobre el mismo o en el propio Ayuntamiento de Valencia (en éste puedes obtener, además, guías gratuitas de la ciudad) y que el primer día de estancia en Valencia te subas a él y así vayas organizando tu agenda de viajero y tu estrategia a la hora de visitar Valencia. Este Bus también tiene un circuito por La Albufera.

El Oceanogràfic de Valencia

 

Todos los océanos en un solo lugar…

El Oceanográfico de la Ciudad de las Artes y las Ciencias (“L’Oceanogràfic”) es, sin duda, el plato fuerte de toda la visita. Hará las delicias de los más pequeños y satisfará las exigencias de los adultos, despertando la curiosidad de unos y otros.

En el Oceanográfico vas a encontrar un inmenso acuario, organizado según los distintos mares y océanos del planeta y en el que encontrarás especies de cada uno de ellos. Pero lo más espectacular es que lo contemplas desde dentro, a través de unos pasadizos de cristal blindado que te hacen sentirte como en el fondo mismo del océano. Resulta impresionante poder ver la panza de los tiburones pasando por encima de tu cabeza, o de una raya gigante, o ver cara a cara una impresionante ballena beluga. Realmente es algo espectacular.

El Oceanográfico de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia es el acuario más grande de Europa y en él se representan los principales ecosistemas marinos del Planeta. En concreto, en el Oceanográfico vas a encontrar los siguientes espacios, todo en 110.000 m2, y un volumen de 42 millones de litros de agua salada:

Aguas tropicales: El viaje submarino comienza por aguas tropicales, donde podrás descubrir los espectaculares arrecifes de corales del Indopacífico y del Caribe y los coloridos peces que habitan en ellos.

Aguas templadas: A continuación, te adentrarás en aguas templadas cruzando un impresionante túnel de 70 metros en el que te verás envuelto de curiosos animales como el cangrejo cacerola, una de las especies más antiguas, el pez guitarra o la morena verde. Al otro lado del túnel se encuentran las focas, los bosques de Kelp, en el que se hayan una gran variedad de estrellas de mar, y los fondos de la península Izú en Japón donde el protagonista indiscutible es el cangrejo araña gigante, una especie que puede llegar a medir hasta 4 metros.

Humedales: De Templados pasaríamos a Humedales, una esfera gigante habitada por aves, peces y tortugas típicas del marjal mediterráneo y del manglar sudamericano, pero no sin antes haber pasado por los acuarios de los fascinantes caballitos de mar y dragones de mar que parecen salidos de dibujos animados.

Mediterráneo: En la torre de Mediterráneo están representados diversos entornos marinos como nuestra autóctona posidonia con sus características especies, el fondo del puerto y su fauna, un llamativo acuario de sepias donde podrás admirar sus grandes artes de camuflaje y una divertida instalación que llamamos “la rompiente”, donde podrás introducirte en una campana acrílica y sentir desde el interior, cómo rompe una ola contra un acantilado rocoso.

Islas: La próxima parada tiene lugar en las islas donde los leones marinos toman protagonismo, seguido del impresionante acuario del Auditorio Mar Rojo, un acuario de unos 17 metros de longitud el que se puede contemplar especies como el pez Napoleón, el tiburón de puntas negras o el pez Cirujano, la “Dori” de la película “Buscando a Nemo”.

Entorno polar: De las cálidas aguas del Mar Rojo saltarás al entorno polar, empezando por el polo Antártico donde podrás contemplar los divertidos andares de los pingüinos Rey, animales caracterizados como los más elegantes debido a su pelaje similar al de un frac. Un túnel que simula el pasaje por el interior de la Tierra del polo Antártico al polo Ártico, te introducirá en un enorme iglú en el que habitan nuestras simpáticas belugas Yulka y Kairo y nuestras “pequeñas” morsas.

Delfinario: Por último, podrás disfrutar de una fantástica exhibición de delfines liderada por los entrenadores del delfinario. Las sesiones, que destacan por su carácter bioeducativo, se realizan varias veces al día, en temporada alta hay cuatro pases y el pase estrella (en temporada alta): “Las Noches del Oceanogràfic” de las 22.45 horas en el que se combina natación sincronizada con delfines.

Arca del Mar: Se trata de una zona para la recuperación y conservación de animales marinos, especialmente los más amenazados. De entre todas esas zonas destaca el Delfinario. El “Oceanogràfic” cuenta con el delfinario más grande de Europa, con un total de 26 millones de litros de agua y un graderío con capacidad para más de 2.000 personas. La piscina de exhibición, con una superficie equivalente a dos piscinas olímpicas y una profundidad de 11 metros, reúne las mejores condiciones para el estudio y la observación de los delfines. La instalación cuenta además con otras cuatro piscinas con funciones de entrenamiento, reproducción y cuidados médicos.

Las piscinas albergan delfines mulares, especie perteneciente al grupo de los cetáceos con dientes u odontocetos. El delfín mular, cuyo nombre científico es Tursiops truncatus, fue popularizado por el protagonista de la película y serie de televisión “Flipper”. Son los delfines más comunes en la zona costera. Su tamaño máximo es de casi 4 metros de longitud. En esta instalación se exhibe un grupo de delfines mulares, especie de distribución amplia que habita relativamente cerca de las costas y realiza con cierta frecuencia interacciones con el ser humano. Los animales son entrenados diariamente por personal especializado, además siguen un programa conocido como entrenamiento médico, en el que los delfines se acostumbran a los procedimientos médicos rutinarios que se les realiza de forma periódica. También se entrena a los animales para realizar de forma controlada algunos de los comportamientos que les caracterizan en su medio natural: saltos, emisión de sonidos, diferentes formas de natación, etc…

Varias veces al día se realiza en el delfinario una interesante exhibición educativa en la que se muestran las habilidades de estos animales y se explican los aspectos más importantes de su biología y comportamiento. Consultar los horarios establecidos en el punto de información del Oceanográfico, ubicado en la planta -1 del Edificio de Acceso.

Si bien el Delfinario del Oceanográfico es uno de los lugares de visita obligada en este lugar, no es menos cierto que la visita a todo el complejo constituye una experiencia única, no sólo por la diversidad de especies acuáticas y marinas que podemos ir descubriendo en los diferentes acuarios, sino porque, a lo largo de todo el recorrido irás viendo, en la superficie superior del complejo, distintas zonas acuáticas del Mundo, con aves propias de las mismas (manglares, albuferas, lagos, …), mientras que en la parte inferior del complejo es donde encontrarás los acuarios. Estate pendiente de las indicaciones y carteles que irás encontrando por el camino, ya que en ellas te van señalando la bajada a cada uno de los acuarios según la zona marítima del Mundo (Caribe, Mediterráneo, Atlántico, Pacífico, …); es imprescindible que te fijes en esas indicaciones para evitar el perderte alguno de los acuarios (el más espectacular es el del Caribe, ya que ahí es donde encontrarás las especies más interesantes).

Todo el complejo se encuentra ajardinado y a lo largo del mismo encontrarás diversas atracciones, como es el caso de las focas, los leones marinos, los pingüinos, … Imprescindible también es la visita al espacio destinado a las aves y especies de las distintas zonas húmedas del planeta; es una jaula inmensa a la que accederás y podrás disfrutar en ella, durante unos 15 minutos, de todas esas especies en su hábitat natural.

La visita a “L’Oceanogràfic” es recomendable que la hagas una mañana, ya que la luz es el mejor aliado de este espacio. Desde luego, insistimos en que no te lo puedes perder; realmente interesante.

Por cierto, que si visitas Valencia en verano, durante este período tienen lugar lo que se llaman “Las noches del Oceanográfico”. Consiste en la apertura de este espacio por las noches, programándose una serie de actividades nocturnas abiertas al público, destacando especialmente las que se programan en el Delfinario. Imprescindible.

Las noches de L’Oceanogràfic…

Desde hace varios años la Ciudad de las Artes y las Ciencias organiza durante el verano “Las Noches de L’Oceanográfic“, lo que permite recorrer las instalaciones en un horario diferente al habitual e incluye una exhibición nocturna en el Delfinario con natación sincronizada, música de percusión y luces.

En horario ininterrumpido desde las 10 de la mañana hasta las 12 de la noche, el Oceanográfico de la Ciudad de las Artes y las Ciencias abre sus puertas ofreciendo al visitante una refrescante alternativa a las noches de calor mediterráneo, en las que podemos recorrer sus instalaciones de noche, disfrutando de toda la magia de sus acuarios durante la noche y de los espectáculos de luz y de color que se desarrollan en el Delfinario.

Una forma diferente de disfrutar de la noche valenciana y escapar del calor sumergiéndonos en las maravillas que encierra el Oceanográfico de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, algo especialmente recomendable para los más pequeños, los cuales descubrirán un mundo mágico en un entorno único con las numerosas actividades que el Oceanográfico de la Ciudad de las Artes y las Ciencias propone para ellos durante la noche.

Pero también resulta especialmente recomendable para quienes no son tan pequeños, ya que tras esta experiencia podemos adentrarnos en la noche valenciana y descubrir sus rincones tras haber disfrutado de la oferta sin igual que el Oceanográfico de la Ciudad de las Artes y las Ciencias nos propone en sus “Noches de L’Oceanogràfic“.

El Bioparc de Valencia

El Bioparc de Valencia es mucho más que un zoológico, y, tal y como predican sus responsables, se puede hablar de una verdadera “zoo-inmersión”, ya que una visita a este complejo supone sumergirse en toda una experiencia de la naturaleza.

Efectivamente, una visita al Bioparc supone entrar en otra dimensión en el conocimiento de la naturaleza, ya que el concepto de parque zoológico adquiere un nuevo sentido en este lugar, respondiendo a una filosofía que busca sumergir al visitante en el hábitat natural de las distintas especies animales que se encuentran en el parque, lo que se consigue mediante un diseño y recreación de hábitats naturales que sitúan al visitante prácticamente en el mismo ambiente de origen de las especies animales y vegetales que viven en el Bioparc, todo en un espacio que supera los 100.000 m2.

Especialmente agradable es la sensación para el visitante de continuidad entre los distintos ambientes y hábitats que se nos presentan en el Bioparc, gracias a las casi inapreciables barreras existentes entre ellos, lo que permite una visita que va más allá de la que esperaríamos en un parque zoológico tradicional. Ello permite una visita en la que se disfruta de un recorrido lleno de atractivos de una forma continuada, gozando de las perfectas recreaciones de los diferentes ecosistemas naturales de las distintas especies, lo que nos da una sensación, precisamente, de inmersión en el hábitat natural de las mismas.

De la mano de Rain Forest Diseño S.L., la empresa que gestiona el Bioparc de Valencia, se ha superado la vieja imagen del antiguo zoo de Valencia, en el que el visitante realmente llegaba a padecer por la estrecheces y las pésimas condiciones en las que transcurrían los días de los pobres animales de aquel zoo. Pero cuando decimos que se ha superado esa vieja imagen, probablemente nos estemos quedando cortos, ya que el proyecto del Bioparc ha sido el resultado de años de estudio y diseño, utilizándose las últimas técnicas en el campo de la arquitectura, ingeniería, bellas artes, veterinaria y biología recomendadas por los organismos internacionales de mayor prestigio como la Asociación Europea de Zoos y Acuarios (EAZA), lo que ha dado como resultado un espacio natural, científico y de esparcimiento en el que se combinan a la perfección un diseño sostenible, el cuidado animal especializado y una concepción paisajística natural.

Actualmente el Bioparc cuenta sólo con una primera fase dedicada a África, pero está proyectada la ampliación en los próximos años para dar cabida a las especies, hábitats y ecosistemas del Sudeste Asiático y el Neotrópico.

Centrándonos en el actual Bioparc, éste cuenta con tres grandes hábitats:

Sabana.
África ecuatorial.
Madagascar.
Estos tres hábitats se distinguen perfectamente en el plano que encontrarás a continuación. Puedes ampliar la imagen pulsando sobre él:

Plano Bioparc

Como podras comprobar, hay una perfecta representación de las especies africanas correspondientes a cada uno de esos hábitats, las cuales progresivamente se irán ampliando, ya que el Bioparc acaba de nacer. Leones, cebras, hienas, suricatas, mangostas, rinocerontes, avestruces, leopardos, gorilas, elefantes, …, son algunas de las especies que podrás encontrar en el Bioparc de Valencia, perfectamente ubicadas cada una de ellas en su hábitat natural, lo cual agradece el visitante por el valor añadido que ello ofrece.

Te recomendamos especialmente el espacio dedicado a los grandes simios (gorilas y chimpancés), ya que con sus 3.269 m2 es el más grande de Europa. Es un entorno natural especialmente logrado, ya que la separación entre los animales y los visitantes se realiza a través de unos humedales y unas paredes de cristal que permiten disfrutar a la perfección de estos animales y de sus comunidades sociales.

Pero lo realmente interesante del Bioparc, tanto en la zona de los grandes simios como en las demás, es el hecho de que en las áreas específicas de cada especie también conviven otros animales propios de esas zonas, de la misma forma que ocurriría, por ejemplo, en la sabana africana, lo que ofrece al visitante una perfecta perspectiva de los hábitats y las especies que en cada uno de ellos habitan en la vida salvaje, así como de la interrelación entre dichas especies.

Desde luego, el Bioparc de Valencia es el lugar perfecto para conocer mejor el mundo natural que nos rodea, para conocer mejor a las especies en su hábitat natural, para que nos hagamos una idea de la responsabilidad que tenemos para con las especies que están en peligro de extinción y para que, sin duda alguna, los más pequeños tomen conciencia de que no pueden cometer los mismos errores que hemos cometido nosotros en el pasado y de la deuda que tenemos con nuestro Planeta.

Precisamente el Bioparc es un lugar especialmente dedicado a los más pequeños y a su educación medioambiental, con actividades pensadas para ellos, con monitores y guías específicos también para ellos que les enseñarán todos los secretos y maravillas del reino animal.

Ya lo sabes; si vas a Valencia no puedes dejar de visitar el Bioparc, ya que está situado justo en la misma ciudad, en la Avenida Pío Baroja nº 3, en el Parque de Cabecera del Viejo Cauce del Río Turia, por lo que puedes llegar perfectamente a pie o en bicicleta, disfrutando del inmenso pulmón verde en que se ha convertido para Valencia dicho Viejo Cauce. Igualmente, te puedes desplazar hasta el Bioparc de Valencia en los autobuses de las líneas 7, 17, 29, 61, 81 y 95 de la EMT (Empresa Municipal de Transportes) si quieres llegar de una forma rápida y cómoda.

En cuanto a los horarios, tarifas y compra de entradas, te recomendamos visitar la página de Atrápalo, ya que ahí encontrarás amplia información sobre estos extremos y la posibilidad de hacer la compra de entradas al Bioparc con antelación suficiente. En todo caso, en cuanto a las tarifas, podrás ver que existen amplias posibilidades según sean individuales, de grupo, infantiles, jubilados, familias numerosas, …, destacando la existencia de un abono especial de carácter anual llamado “Berde!”, el cual permite visitas ilimitadas todo el año, por lo que es muy buena opción si vives cerca de Valencia o te desplazas habitualmente a la ciudad, aunque, como podrás comprobar, con sólo dos visitas al Bioparc ya amortizas el abono y a partir de ese momento ya te sale rentable.

La visita al Bioparc de Valencia es una experiencia única, ya se trate de adultos o niños, aunque especialmente lo recomendamos para estos últimos, ya que el Bioparc de Valencia les permitirá disfrutar de la naturaleza salvaje, conocer los animales salvajes y su hábitat de primera mano, pasar un día genial y, lo que es más importante, concienciarse de que en nuestro Planeta no estamos solos y estamos obligados a conservarlo. No te lo pierdas.

Y si quieres más información, te recomendamos visitar la página del Bioparc Valencia.

Antiguas entradas