Un blog que habla de León y no hable de la catedral… No es un blog. Hoy vamos a conocer un poco más este edificio. Sobre todo las vidrieras de la catedral de León.

Si navegas un poco por internet, encontrarás miles de publicaciones y resultados acerca de la Catedral. Sus orígenes, historia, la forma de la arquitectura, etc.

Nosotros vamos a comentar que debes ver en la catedral. Es muy común entrar a un lugar así y fijarse en el techo y las diferentes estatuas de santos. Pero hay que ver un poco más allá.

La catedral de León es probablemente el mejor edificio gótico de España. No es por qué seamos de León. Es que es una realidad. Está construida bajo la influencia de catedrales como la de Flamboyant de Francia. Son contemporáneas.

La arquitectura gótica está presente en toda la fachada: torres, portales y un gran rosetón. En la parte del claustro (siglos XII y XIV), se pueden ver ruinas de tumbas góticas y algunos frescos. Pero los frescos no están muy bien conservados.

Las vidrieras de la catedral de León

Lo mejor de la catedral está en el interior. Los muros no tienen nada de protagonismo, están presente lo mínimo posible para que destaquen las vidrieras.

En el interior hay alrededor de 125 vitrales medievales. Una de las mayores colecciones del mundo. En la mayoría de catedrales los hay, pero no son tan impresionantes. No iluminan la estancia de la forma que lo hacen estas.

La catedral cuenta con tres pasillos, la mayoría tiene una piedra pálida que contrasta con los colores que se reflejan cuando entra la luz. El efecto de la piedra pálida combinada con deslumbrantes rayos de sol que se filtran a través de las ventanas le ha dado a la catedral el apodo de “Casa de la Luz”.

Al haber vidrieras en ambos lados de la catedral, según la hora en que visites la Catedral estará iluminada por uno de los lados. Pero siempre con luz en el interior. Es este hecho simbólico de luz omnipresente, que la convierte en un lugar tan simbólico y espiritual.